Todos estos contagios tendrán consecuencias muy graves en el futuro
Editorial: Los jóvenes infectados no pierden la vida por el "COVID-19" pero las secuelas que tendrán que soportar por años es un suplicio
Hay brotes claro, más de los que contabilizan, hay servicio menos del que debía. Aquí en Baleares se ha conseguido aislar parcialmente el virus, pero por otros lugares de la geografía española el drama es completo.
AGENCIA MANACORNOTICIAS 21/07/2020 - 08:33:26
Salimos hacía la desescalada como cuando entramos improvisando. Ha habido mucho tiempo para preparar un ejército de controladores para atajar el virus en el inicio y conocer todos los detalles de su proliferación.

Editorial: Los nuevos infectados por COVID-19 en España tienen una característica coincidente, son jóvenes de entre 17 y 35 años. Hay un sector de 36 a 58 pero menos. Muy pocos de 59 a 80 años. Al ser más jóvenes y contar con mayores defensas y tener los hospitales tratamientos, las vidas perdidas casi no existen y la inmensa mayoría no necesita de ingreso. Además el Coronavirus que ha mutado tiene menos carga vírica por estar sometido a los rayos ultravioleta. Siempre hay peros, les cuento.

Me dijo ayer un experto y además pertenece a un grupo de investigadores de primer orden lo siguiente, por si quería publicarlo. Está firmado. Todos estos contagios tendrán consecuencias muy graves en el futuro, esos jóvenes que ahora han superado la enfermedad sin grandes problemas tendrán en el futuro algunos mareos, serán candidatos a íctus, coogulaciones, perderán el sabor parcialmente, tendrán debilitados los bronquios y los pulmones y muchas otras secuelas que hoy no se perciben pero que estarán ahí en su compañía e historia clínica.

Aquellos que aplaudimos durante tantas semanas se manifiestan porque cobran sueldo de vergüenza, son mileuristas en el mejor de los casos. Médicos en ejercicio que no llegan a fin de mes. Lamentable.

Van subiendo los infectados en todo el estado de Pepe Gotera y Otilio y en los Reinos de Taifas, sigue parado el reloj de los fallecidos (los mismos de hace meses), algún día los reconocerán de golpe. No han hecho los deberes en Atención Primaria y mucho menos contamos con los rastreadores necesarios. Salimos hacía la desescalada como cuando entramos improvisando. Ha habido mucho tiempo para preparar un ejército de controladores para atajar el virus en el inicio y conocer todos los detalles de su proliferación.

Aquellos que aplaudimos durante tantas semanas se manifiestan porque cobran sueldo de vergüenza, son mileuristas en el mejor de los casos. Médicos en ejercicio que no llegan a fin de mes. Lamentable. Han despedido a todos/as aquellos refuerzos que todavía eran necesarios. No hay efectivos profesionales en atención primaria y se les da vacaciones casi obligadas al margen del trabajo que existe. De todos es sabido que hay miles de bajas porque muchos después de un doble contagio les es imposible acudir a su puesto de trabajo.

Hay brotes claro, más de los que contabilizan, hay servicio menos del que debía. Aquí en Baleares se ha conseguido aislar parcialmente el virus, pero por otros lugares de la geografía española el drama es completo. Toquemos madera para que sea compatible el trabajo y el número de infectados nuevos ahora que hemos abierto nuestras fronteras y aeropuertos. Si llegan los contagios llegará el caos y habrá terminado la temporada turística, lo sabe hasta el más desinformado del pueblo. Estamos en pañales de nuevo. No hemos aprendido nada.

Eso si la publicidad que no falte. El papel lo aguanta todo. Batallones de periodistas al servicio de los diferentes ejecutivos divulgando las excelencias de nuestro entramado sanitario, su fortaleza. Todo listo para si llegan tiempos peores. Luego hablas con los sindicatos y te cuentan todo lo contrario. No ves notas de prensa críticas porque esos sectores viven del presupuesto general y además quienes gobiernan son de izquierdas, nacionalistas e independentistas (los suyos). Son más prudentes y menos ácidos. Controlan muy bien a los portavoces oficiales.

Menos mal que de madrugada se ha llegado a un acuerdo con Bruselas y la Unión Europea, nos llegarán sobre 140.000 millones de euros, muchos de ellos a fondo perdido y otros habrá que justificarlos y pagarlos con sangre, sudor y lágrimas. También contentos que exista un poco de control.

A veces el dinero que llegaba de Europa no se gastaba donde debía, de aquellos despilfarros estas desconfianzas con nosotros. Dijo un líder de Europa, queremos salvar la economía española y ser solidarios, pero ya está bien de chiringuitos, ese país gasta en administración el doble que nosotros, aquí proporcionalmente 10.000 millones y ellos 25.000, es una gran diferencia y son todos los años. Rafael Gabaldón San Miguel.

¿Te ha parecido interesante la noticia?

 Sí  No
Reciente
Visto
Comentado


1
1
Juan
En estás alturas aún estáis con el virus? No llevamos mascaretas, nos ponen TAPABOCAS, q es muy diferente...